Historia

EN BUSCA DEL SOPORTE PORTÁTIL PARA CASCOS
Cansado de ver rodar mis cascos por el suelo – algo que han sufrido desde que el ejército inglés impusiera su uso a los motoristas tras el desafortunado accidente de Sir. Lawrence de Arabia – decidí buscar un remedio para salvaguardarlo de sus inevitables balanceos y caídas además de evitar mojar su forro tras haberlo dejado en algún lugar húmedo.
Era necesario crear un gadget de fácil aplicación a los cascos y que aportase estabilidad para evitar sus caídas, teniendo en cuenta tres premisas fundamentales: Funcionalidad, Tamaño y Estética
Encontré la máxima estabilidad del gadget gracias a la Teoría de Euclides – “el trípode”- utilizando tres puntos aislados de “plastelina” y buscando durante meses las distancias idóneas entre ellos para contrarrestar la curvatura del casco. Una vez encontradas las medidas,  trabajé la forma, grosor y curvatura de la pieza para que ofreciera la mejor estabilidad a las “calotas” de todo tipo de cascos. Posteriormente, investigé el tipo de material y su dureza para conseguir el mínimo rebote de la misma.
La elección del adhesivo fue realmente complicada, ya que además de una gran adherencia, necesitaba un tipo de adhesivado que no dañara el barniz o pintura de los cascos cuando fuera retirado pero la marca 3M, me ofreció la solución a través de un adhesivo acrílico de gran adherencia

cuya elasticidad hace que su extracción sea absolutamente inócua a dichos materiales. Este tipo de adhesivos, es el utilizado en las cámaras GoPro. Paralelamente, surgió la tarea de escoger un nombre adecuado para el nuevo “Invento”. En un principio, su forma me condujo a la letra griega  “Ípsilon Y”… pero observando más detenidamente el diseño de los 3 dedos, cuya propia funcionalidad había generado sumado a la cualidad principal de la pieza, – la adherencia – me guiaron directamente a ese fantástico anfivio que es La Rana.A partir de ese momento, supe que “La Rana – The Frog”, era el nombre más preciso y adecuado para el nuevo gadget…, sin embargo, existía un pequeño inconveniente; “las ranas no tienen 3 dedos sinó 4”. Fue entonces, cuando encontré a La Brachycephalus Tridactylus, una pequeña ranita que pertenece a un género de anfibios anuros endémicos descubierta el 2007 en una reserva natural del sur de Brasil. Tal y como indica su nombre, la “Tridactylus”, posée tres dedos en vez de cuatro, cualidad que la convierte en la única rana del mundo con estas características !.
El descubrimiento de este minúsculo y extraordinario anfibio se convirtió en todo lo que representa el gadget… algo nuevo y único y permitió que pudiera ser bautizado con el nombre de: “The Frog”.

Shop: BlueBlue Frog
Shop: Smoke Frog
Shop: Pinky Frog
Shop: Old Black Frog
Shop: Snow Frog
shop: Yellow-Green Frog